La tranquilidad característica de los pueblos de la Quebrada de Humahuaca está también presente en Tilcara, aunque aquí existe una intensa actividad social y cultural de la que participan los pobladores.
Más allá de la oferta de servicios para el turismo, hay numerosos locales de gastronomía que están abiertos todos los días del año. Allí, los tilcareños suelen reunirse para cenar, mirar televisión, compartir algún partido de fútbol o, simplemente, conversar.
Algunas de las comparsas de carnaval mantienen su actividad durante el año, organizando algunos fines de semana bailes a los que concurren los tilcareños, no solamente los más jóvenes. Otra tradición contemporánea son los bailes de los fines de semana, que casi todos los viernes y sábados convocan a cientos de personas que bailan hasta el amanecer. Uno de los lugares donde más frecuentemente se organizan estos bailes es el Club Belgrano, ubicado frente a la terminal de ómnibus.
 

Una de las tradiciones ancestrales más vigentes y observadas por los tilcareños es el culto a la Pachamama, que se realiza durante el mes de agosto (ver Calendario). Se trata de una ceremonia privada, que se lleva a cabo en las casas de familia y de la que sólo participan extraños cuando son especialmente invitados por los dueños de casa. La Municipalidad organiza la suya en la Plaza Central, pero deben saber los viajeros que la verdadera ceremonia a la Pachamama es la que lleva adelante cada familia, puertas adentro.